Análisis Guacamelee | Indie games | PS3, Vita


Puntuación: 9

Cuando llegó Super Mario World al mercado, los jugadores de consola notaron por primera vez una cierta libertad de exploración en un plataformas lateral. Esta exploración venía más por su mapa de recorrido libre que por la propia estructura de las fases de juego. Años antes Nintendo ya había explorado estos caminos con los juegos de Metroid, de estos experimentos y de algunos detalles del citado Super Mario World, llegaba en el año 1994 Super Metroid.


Ahora Drinkbox fusiona el micromundo de ambos títulos de Nintendo para crear una de las joyas indie por excelencia, Guacamelee.

Guacamelee está ubicado en el subgénero llamado Metroidvania, y recibirá en breve una actualización que ha hecho que publiquemos hoy su análisis. ¿Pero qué tiene esta obra para ser uno de los juegos más interesantes de los últimos meses? Pues sencillamente que ha conseguido lo que ninguna otra compañía ha podido hacer en mas de 25 años. Conseguir en un título la esencia pura de la obra de Nintendo.
Y esto es señores el gran logro de Guacamelee, tener una jugabilidad, un diseño de escenarios, un sistema de secretos y un diseño visual que sólo habíamos visto en los títulos estrella de los Kyoto.



Y es que el juego de hoy y al igual que las grandes obras, parte de la sencillez extrema para presentarnos una curva de aprendizaje y dificultad perfecta; contiene un mapeado abierto esculpido con la perfección de una obra en piedra de Miguel Angel; muestra un control y mejora de personaje con hechuras de engranaje de relojería, cuenta con unos gags cómicos salidos de la pluma de Woody Allen y exhibe sin vergüenza alguna, un diseño visual que mezcla lo mejor del pasado con lo magistral del presente, para de este modo, convertirse en una pieza clave de la revolución indie que aflora en este momento.


Finalizamos está pequeña reseña, diciendo que quizás todo lo escrito sea un poco exagerado, pero nos da igual, este juego ha sido tan divertido y sorprendente, que nos negamos a enumerar los pocos fallos que contenga, prefiriendo engrandecerlo si eso hace que más de un usuario se atreva a entrar en este mundo de chili y cilantro.