Análisis 'Stealth Inc: A Clone in the Dark’ PS4 | PS VITA, PS3, PC


Puntuación: 7.5

Ayer, Curve Studios anunció que está a punto de llegar para PS4, la Ultimate Edition de su juego de sigilo, es decir, una especie de edición "GOTY" de Stealth Inc: A Clone in the Dark’.


En la parte negativa decir que no llega con Cross buy, o lo que es lo mismo que los que tengáis comprada la versión de PS3 o PS VITA, tendréis que pasar por caja una vez más, algo que dudo haga alguien.
Afortunadamente, Curve Studios está buscando un descuento especial para los clientes fieles que han comprado el juego cuando por primera vez llegó a los dispositivos PlayStation este pasado verano.

Sobre las novedades implementadas en la consola de nueva generación, Rob Clarke, el PR y Gerente de Marketing de Curve Studios, informó de que los jugadores pueden usar la pantalla táctil para navegar por los menús del juego y la barra de luz indicará si usted es visible o no.
Stealth Inc: A Clone in the Dark’ estará disponible el próximo mes en PlayStation 4 y por eso os dejamos con el análisis de la versión para PS VITA y PlayStation 3.



Empezaremos destacando su diseño, enteramente en 2D, gracias al cual, o pasas por el único sitio indicado o estás frito. Dado que nuestro personaje no tiene la posibilidad de enfrentarse cara a cara a los peligros del juego, el sigilo y la habilidad se convierten en nuestra mejor arma para superar los nada más y nada menos que 80 mágicos y estudiados niveles que componen el juego.

Nuestras armas para superar este reto son: salto, posibilidad de piratear terminales, agarrarse a salientes, esconderse en las sombras para evitar las cámaras de vigilancia y los robots centinela y las gafas omnipresentes que nos muestran el escenario. Ya está, no hay nada más, a excepción claro está de nuestro intelecto, el cual se convierte en el arma principal de este simpático robot.



Gracias al color de las gafas, sabremos en todo momento si colocados en una posición podemos ser descubiertos o no. A la luz las gafas se tornan rojas, mientras que al mantenernos en la oscuridad se vuelven verdes, por lo que es más fácil que en otros juegos saber dónde están los límites establecidos del nivel y la vista de los enemigo, algo que mejora la jugabilidad y la sensación de estar ante algo incontrolable que sólo funciona a base de prueba y error, algo que por desgracia también ocurre aunque sea por otras razones.
Por supuesto, como ya puso de moda Angry Birds, para los más hardcores, el objetivo no será terminar el juego, sino terminarlo con la mayor puntuación y estrellas posibles. Conseguir objetos ocultos y superar nuestros propios récords, puntuados en base al tiempo empleado para superar las diferentes salas, las veces que nos han detectado y el número de muertes del personaje, será la mayor base de adicción para los jugadores que hayan sido infectados con el virus jugable de la obra de Curve.
La mecánica se completa con los "jefes finales", los cuales son salas plagadas de trampas en las que los movimientos en la sombra y los saltos entre plataformas requieren de una precisión milimétrica y una velocidad endiablada.




Pero la magia de esta pequeñita obra está como ya hemos insinuado en su adicción y rejugabilidad para completar el 100%,  ya que el aparente contenido inicial se hace grande gracias a los niveles bonus que conseguiremos dependiendo de nuestra actuación en cada sección, a los nuevos personajes con poderes que nos permitirán restar algunos segundos en los cronos de cada nivel una vez superados y al completo editor de niveles en el que perderte durante horas.