Bliss | Juegos indie game | PC


El hermoso obstáculo

Sabemos que la escena indie pretende abarcar otro tipo de experiencias y que demasiadas evitan el recurrente y facilón uso de la violencia.


Juegos de ese estilo lo a abarcan nombres como Flower, Journey o el próximo regalo de PlayStation Plus, el bonito Brothers: A tale of two sons de Starbreeze, que nos embargó desde su inicio.
Hoy os hablaremos de otro cortado por el mismo patrón y que busca hace ya meses financiación en Kickstarter. Qué decir tiene que Bliss parece mucho más ambicioso tanto a nivel artístico como en mecánicas, aunque por desgracia no cuenta con un estudio fuerte detrás. Es de esos juegos que más allá de ofrecer una jugabilidad ingeniosa, quieren transmitir al jugador buen rollo y buenos valores, seguridad en sí mismo, abrir la mente al mundo que nos rodea y verlo todo desde diferentes perspectivas.

Aquí no hace falta matar a nadie, de hecho, un servidor se está empezando a cansar de la tónica que sigue la industria, anclada en el vencimiento y aplastamiento de enemigos. Cierto es que la violencia es connatural al ser humano desde los albores de la humanidad. Pero si algo hay que agradecer es que podamos usar la lógica y la razón, y contraponernos a nuestros instintos que nos acercan más al ente primitivo que éramos hace miles de años. Evolucionar, señores, de eso se trata. Experimentos como Hotline Miami o Spec-Ops The Line utilizan la violencia como elemento narrativo forzado para darnos una lección final, que nosotros somos el enemigo y no el héroe a grosso modo. Aunque no son los únicos en su especie.
Por desgracia, el resto del mercado y del público no ve nada de eso, tan sólo unos pocos que se dedican a esto y viven inmersos en este mundillo y lo ven con otros ojos. Bliss viene a ser todo eso, es el viaje de un héroe que no necesita matar, sino redescubrir su propio yo, su interior. Porque el mayor enemigo no es el que está fuera, sino dentro de nosotros mismos…

Tras este prólogo divagador y quizás absurdo, tan sólo recomendamos ver el siguiente vídeo de esta maravillosa odisea.