Ghost Song: A journey of hope | indie games | PC



Perdidos en el espacio

Ghost Song: A journey of hope alberga el legado, la esencia y la frescura que Nintendo imprimió a Metroid allá por los años 90 y que títulos recientes como Axiom Verge o The Legend of Iya—del mismo rollo indie—recogen por cada sprite, píxel y polígono.


Los elementos que se pueden vislumbrar en este juego son los mismos que hicieron a Super Metroid un clásico. El modo de juego principal se basa en la exploración de desplazamiento lateral, y aquí vuelve con toda su fuerza, porque sus exuberantes paisajes no solo invitan al divertimento puro y duro de este tipo de juegos, sino que también atrae a simplemente dar un paseo por esos ambientes salvajes y dejados de la mano de la naturaleza.

El caso es que su argumento, sensaciones y mecánicas recuerda también al de Metroid Prime, pues nos estrellamos en un planeta perdido llamado Lorian 5. Sin embargo, en aquel misterioso planeta quien muere su espíritu se queda atrapado en la primera forma de vida que se encuentra, resultando este proceso en que, por desgracia, acaben dentro de monstruos mutados. De partida nuestro héroe muere, pero por fortuna queda su alma atrapada en un traje cibernético que iba en su misma nave. En nuestro periplo haremos contacto con seres hostiles, los fallecidos tripulantes de nuestra nave y otros demasiado vivos, todo ello con un toque más oscuro de lo habitual para este tipo de género, con bastantes dosis de terror. No obstante, otro aspecto destacable es el que quiere imprimir su desarrollador Matt White, es decir, la soledad en ese paraje por descubrir, tal y como sucedía en la mencionada obra de Nintendo y Retro Studios al principio de este párrafo.

Atentos a Mayo