The old city | Videojuego contemplativo | PC


Hace un siglo, poco después de inventarse la rueda, el videojuego alzó los gritos hacia propuestas donde la contemplación era más interesante que la interacción. Obras como Myst crearon dos claros bandos que debatían cuáles eran las bases o normas que definían el videojuego.


Estos últimos años la opción contemplativa ha llegado a límites extremos con obras como Dead Esther o sobre todo Proteus. Ahora está tendencia aumenta y mientras sigue el debate Terry Cavanagh y su Fountain nos dejó claro como no hace falta mucho para elevar la narrativa juegográfica a su máximo exponente.
Bajo esta idea, Postmod está creando su primer título. 'The Old City' reduce la mecánica jugable para centrarse únicamente en el viaje. Recorrer una ciudad olvidada y reflexionar sobre el nosotros, el trayecto y el entorno es el propósito de una obra que se une a una tendencia que debería empezar a ser considerada como género, y de este modo cerrar polémicas y discusiones absurdas sobre por donde debe discurrir el videojuego. ¿O acaso hay algo menos videojuego que un título deportivo, y nadie discute por ello?