ZZZZ-ZZZZ-ZZZZ | Juegos indie games noticias | PC


Rareza rusa

Impresionante. ¿A quién se le ocurre titular un juego así? Pues alguien que ha desarrollado esta pequeña obra de arte en tan sólo tres meses. El tipo en cuestión es un ruso muy aburrido y con mucho tiempo libre, un tal SaintHeiser, y probablemente con problemas de insomnio o con ganas de dormir mucho. Porque de eso va su juego, de alguien duerme demasiado, que no puede despertar, incapaz de salir de ese mundo onírico que es el subconsciente y, para colmo, aqui es también el narrador.


Las mecánicas de este jueguecillo son simples, aunque su fondo es muy complejo y trata temas adultos, tendremos que recorrer un mundo semi-abierto explorando y resolviendo puzzles, ni más ni menos. La música, el ritmo pausado del juego, el arte libre pero expresivo, con multitud de referencias audiovisuales y la variada paleta de colores de gran parte de esta obra transmiten la sensación de movimiento a través de un sueño lúcido como pocos juegos con las mismas características (Fez, sin ir más lejos).

La gracia de todo esto radica en que el narrador comenta sobre sus sueños a medida que guiamos su ego o representación del yo a través de ellos, proporcionando una amalgama de sentimientos que van desde lo cómico a lo patético en términos expresivos dentro de la trama. Otro de sus puntos a destacar es su jugabilidad sencilla y directa, pues tan sólo debemos controlar las flechas del teclado para movernos y saltar y Z para hacer varias cosas (como entrar en las puertas, levantarse o acostarse en la cama, utilizar una superpoder, etc.) y para salir de un sueño, pulsaremos Escape. 

El juego tiene una gran cantidad de elementos de plataformas tradicionales, a pesar de su presentación única y de indagar sobre un tema tan intangible como interesante a nivel psicológico que son los sueños. Por ejemplo, después de los dos primeros niveles, se accede al mapa Dream, un cubo central en el mundo. Cada sueño, o nivel, se introduce al recostarse en una de las camas que se encuentran alrededor del mapa comentado. A medida que completamos los sueños, otros nuevos se hacen accesibles. Aunque hay que destacar la curva de dificultad, mayor cuanto más niveles superemos y muchos de los puzzles nos harán comernos los sesos, pues como sucede en los sueños, las leyes de la física brillan por su ausencia y, en muchos aspectos, esto será uno de los pilares que nos hagan sudar sangre para resolver el entuerto.

En definitiva, un juegazo monumental que esconde mucha miga en su fondo. Y ENCIMA GRATIS.