Análisis de Secrets of Raetikon | Suspenso recomendado | Steam, PC, Mac Linux


Puntuación: -

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, sencillamente de esto trata el espíritu indie, de atreverse a crear propuestas que el mercado habitual no se atreve a proponer. Señores vamos a manejar un pájaro como si fuésemos Samus Aran.

Metroidvania, Metroidvania y Metroidvania. Este es un término que quizás empieza a ser cansino debido a la abuso del mismo. Por suerte está vez, la originalidad hace que estemos ante un juego diferente, innovador, sorprendente y por desgracia desesperante.

Diremos primero y para situar al lector, que habíamos dudado en hacerle un análisis a un juego que posiblemente no llegue al aprobado, pero después nos dimos cuenta que si apoyamos la valentía en el sector, nosotros debemos predicar con lo mismo y analizar así este atípico y dispar videojuego.



Lo primero a destacar es su singular belleza apoyada en las geometrías con tintes de cubismo. Estamos ante una apuesta visual agresiva donde la papiroflexia y las referencias aztecas son el referente más claro. Por supuesto el estilo visual elegido se magnifican gracias al uso del color, el cual posee una paleta atigrada y multicolor que hará que cada nuevo rincón, elemento o personaje encontrado, sea una delicia tal que haga que subamos este juego a los altares de los top indie. Por desgracia al poco de jugar empezamos a notar que cada rincón de las grutas, bosques, lagos y parajes donde se desarrolla la aventura, empiezan a ser un un calco unos de otros, por lo que esa sopresa inicial termina padeciendo el mismo defecto de monotonía que vimos hace unas semanas en Mercenary Kings.

Nosotros tenemos claro que la falta de medios es el culpable de esta repetición continua de elementos, pero quizás los desarrolladores indie deberían cambiar conceptos de duración y ofrecernos propuestas  más filmicas a nivel de tiempo y duración, que la que suele ser habitual en el mundo del videojuego, ya que aumentar la duración de un juego a consta de esa citada monotonía escenarial, nos lleva al aburrimiento directo. Algo que podría paliarse acortando tiempo y acostumbrando al jugador a tener una experiencia más corta, pero mucho más intensa.



Para colmo, esta monotonía escenarial se ve acompañada de una muy notable torpeza en los movimientos y de una jugabilidad casi nula en opciones, ya que no podemos decir que encontremos retos plataformescos, o de shooter, o de simple RPG. En Secrets of Raetikon, únicamente la exploración parece ser el concepto jugable elegido por sus desarrolladores.
Esta exploración y búsqueda consiste en recolectar unos triangulitos de luz que vamos acumulando para luego verter en unos depósitos que encontramos en estatuas. De ahí sale una reliquia más grande que debemos transportar hasta un inquietante monumento con siete ranuras situado al principio del escenario. Además esta pobre jugabilidad está acompañada por una desustancial historia que descubrimos a base de la lectura de unas lápidas inscritas con textos en runas, las cuales iremos aprendiendo a interpretar al recoger cada una de sus grafías repartidas por los niveles.

Por lo tanto, todos estos defectos comentados empañan en demasía un título que goza únicamente de su físico. Una preciosa rubia que nos enamora a simple vista pero que nos decepciona en cuanto pasamos a tomarnos la primera copa con ella. Aún así esta rubia tiene la virtud de que incluso después de la decepción, sólo seguimos pensando en poder descubrir a toda costa una parte más de ella.
Y por cierto, es el primer suspenso que recomendamos disfrutar encarecidamente. Sed valientes vosotros también.