Análisis The Sandbox | Indie games | Android, iOS


Puntuación: 7

Todos conocemos el fenómeno en el que se han convertido Minecraft o Terraria, con un conjuntos de bloques simulando píxeles y unas sencillas herramientas de edición, estos juegos son ya un icono del siglo XXI. El universo Minecraft es infinito gracias a la imaginación de la gente.


Lo que Sony llamó videojuego 2.0 en su aventura ‘Little big planet’, ahora es ya un standart (aunque mucho antes que LBP ya existían los famosos mods de PC). Pero es cierto que tanto LBP como Minecraft están pensados y gestados para que el elemento 2.0 sea su pieza clave, y ahora a nuestro Android llega uno más, y además muy especial.

EL LIENZO DE LA VIDA

The Sandbox es un juego gratuito (con microtrasacciones en su interior) que vive de las bases de juego de creación de mundos con pinceladas de Minecraft, todo pensado para ser plasmado en un lienzo virtual mostrado a través de nuestro teléfono o tablet.



Lo primero que destaca en The Sandbox es su estética de Pixel art, nacido bajo esta moda, la creación de PIXOWL tiene uno de los apartados visuales más agradables de la actual generación, con una perfecta paleta de colores y un tamaño justo de delineado de píxeles, el resultado de nuestras creaciones nos recuerda de gran manera al creado por Lucasfilms y Lucasarts en su época dorada.
El sistema de juego es una gozada que se basa o bien en misiones ideadas a base de tutorial, o bien en un modo libre en el que poder expresar nuestro talento y creatividad. Por supuesto todo esto se ve reforzado por las funciones online de comunidad, es decir la posibilidad de ver, descargar, puntuar, fotografiar o subir los mundos creados por nosotros o el resto de la comunidad.
Lo magistral de la idea es que está pensado totalmente para jugar en pantalla táctil y reducida, si bien el Minecraft de Android tiene una buena adaptación, no podemos dejar de darnos cuenta que sus controles y su sistema de construcción no está pensado para un smartphone, en cambio The Sandbox sí, su concepción es única para este formato y su resultado es disponer de una jugabilidad y un sistema de control perfecto y redondo.

Por lo tanto estamos ante un juego imprescindible, un lienzo virtual mezclado con simulador de vida y creación de mundos o de lo que sea, un título que podía haber firmado Maxis pero que firma PIXOWL, y que desde hoy se convierte en un nuevo fenómeno a lo Minecraft. Así que ya sabes, a un precio inicial de 0€, tienes ya el medio de expresar tu genialidad y tus ideas de creador de mundos bajo la paleta de un Van Gohg y los tubos de ensayo y cubetas del propio Edison, y por supuesto con todas las posibilidades de la leyes y fenómenos físicos del mismo universo.