Inside de Playdead | Avance de análisis | Xbox One | Mejores indie game


Rebelión en la One

En 1927, Karl Freund y Fritz Lang nos retrataban ya una entonces futura y ahora presente distopía urbana. El metal, la maquinaria, los engranajes, los ejes o el humo retratados bajo el blanco y negro y los contrastes del expresionismo, enfatizaban una diferencia social que acompañada de una altura visual, era la causante de la minimalización de nuestros desdichados y cautivos protagonistas.


Ahora el estudio Playdead quien vuelve a recurrir a la porqué no, estética de Freund y Lang una vez más, consigue como ya hicieron en el  trabajo anterior (Limbo), que el blanco y negro vuelven a dominar una escena donde eso sí esta vez, la rigidez, la mecanización, y un leve tinte de color, acompañan a la soledad del héroe en el decorado principal de una obra a priori opresiva que parece interponerse entre nosotros y la libertad.


En cada uno de nosotros siempre quedan rastros de las obras que hemos ido viendo a lo largo de nuestra formación, y en muchas ocasiones como suele ser el caso de los diseñadores e ilustradores, la propia formación es un estudio de las obras del pasado, las cuales impregnan en mayor o menor medida la creatividad y estilo de los ilustradores, escritores y diseñadores. Por lo que a veces encontrar ecos de una obra del pasado en una del presente, no es mera divagación e imaginación, sino mera realidad.
En Inside vemos un poco de Lang, de Freund y vemos un mucho de Orwell, ya que el juego parece ponernos ante una distopía típica del autor de 1984 o Rebelión en la granja, donde el individuo decide revelarse al sistema, un sistema monocromo y vacío que nos acosará y nos envolverá en nuestra odisea por la deseada libertad.


Una vez más la vista lateral 2D, las plataformas y la inteligencia, parecen ser las herramientas empleadas en esta especie de continuación no estética pero si argumental de Limbo. Sin duda el equipo Playdead parece firme en su estilo y propuesta, y aún abandonando los bosques y las fabulas para adentrarnos en el cemento y la realidad, el estilo jugable y el mensaje sigue firme en este título estrella del reciente E3.