Vagrant Story de Yasumi Matsuno y Akihiko Yoshida | Inspiración indie


Concept art | Ilustraciones y obra

Cómo ha cambiado el mundo consolero en una década. Allá por el año 2000 salía un trabajo llamado Vagrant Story, la prestigiosa revista japonesa Famitsu le otorgaba un 40/40...

Vagrant Story desprendía un trabajo de primer nivel desde sus primeros compases, con un esquema cinematográfico que pocos juegos habían disfrutado hasta entonces, como Metal Gear Solid, una planificación a la altura de una película, con un argumento denso, adulto, un estilo visual parecido a un cómic y unos personajes complejos como pocas veces he llegado a ver (y aún hoy, nos cuesta vislumbrar algo parecido), y que actualmente, casi catorce años después, nos ha hecho recordar en alguno de sus pasajes (e incluímos en el parecido físico de algunos personajes) a la famosa franquicia de Juego de Tronos. El relato de Vagrant Story nos narra la historia de Ashley Riot, un Riskbreaker que viene ser como un soldado de élite para misiones de extremo peligro, y que es enviado por el parlamento de Valendia (el reino en que vive) a la residencia del Duque Bardoba. Sin embargo, todo se tuerce cuando irrumpe un grupo religioso llamado Müllenkamp con su líder, Sydney Losstarot, y secuestra al hijo del Duque. Ashley hiere a Sydney con una flecha, pero eso no le impide escapar y llevarse al chico hasta las tierras de Léa Monde, una ciudad milenaria abandonada a la cual está prohibido su acceso, y de la que corren rumores y leyendas fantasmagóricas. Ashley decide perseguir a Sydney y descubrirá que bajo esa ciudad olvidada se esconde un gran secreto por el que diversas facciones luchan y conspiran, ese secreto es la vida eterna.


El autor y cabeza pensante tras esta obra de arte videográfica es el infravalorado Yasumi Matsuno, el cual recordaremos por otros dos juegos épicos, como Final Fantasy Tactics, y el polémico (y revolucionario) Final Fantasy XII. Infravalorado porque fue y es uno de los que han avanzado y evolucionado el sistema de batallas de los JRPG, tan anclados siempre en los combates por turnos, de hecho, muchos juegos de ahora le deben a este hombre lo que se merece, un auténtico reconocimiento por romper esa barrera, criticada en su momento pero que se adelantó a su tiempo, promoviendo una mayor libertad de combate, como movernos alrededor de nuestro enemigo, eliminando las peleas aleatorias tan exasperantes de sus homónimos e insertando los monstruos en el mismo escenario. Además de todo lo relatado en los párrafos anteriores que envolvían el producto, claro está. Y por si fuera poco, este proyecto no hubiera sido lo que es por su detallismo, su documentación histórica y artística, no sólo en lo visual, sino que también se extrapolaba al inglés hablado, más cercano al medieval. Pero lo que más nos llamó la atención fueron los diseños de escenarios y personajes realizados por  Akihiko Yoshida que quizás sean los que más hayan perdurado en mi retina, a pesar de haber visto innumerables bellezas creativas.

Y con las ilustraciones de este artista, me despido de vosotros por hoy. Que paséis un buen día.


Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones

Vagrant Story de Yasumi Matsuno | Concepts arts ilustraciones