Análisis Titan Soul de Acid Nerve | PC, PS4, Mac, Linux, Vita


Puntuación: 8.5

Bloodborne y Hotline Miami han demostrado que hay una parte de público que está deseoso de retos y emociones fuertes a la vieja usanza. Morir y morir parece estar de moda y si en Bloodborne o Hotline Miami esto forma parte directa (e imposible de evitar) de su estructura y jugabilidad, en el juego de hoy pasa exactamente lo mismo. Titan Soul no es un juego para cobardes ni para frustrados. Titan Soul es la opción indie de lujo de la propuesta original de From Software.

Acid Nerve, los creadores de este titulo han tenido claro desde un principio que la simpleza no está reñida con la dificultad y su apuesta por el subgénero de los Boss Rush, títulos que ceden prácticamente todo el protagonismo a la lucha contra poderosísimos enemigos finales, en este caso una veintena, ha sido su elección final.
Una vez empiezas a jugar resulta difícil no querer seguir explorando sus parajes; perderse en esos templos malditos y dar con la posición de los temibles jefazos que allí aguardan es un prodigio de diseño que nos hipnotizará desde el momento inicial. 


Y el acierto o el error son la clave para poder superar un aventura que cuenta con la única ayuda de un arco y una flecha. Un fallo y estás muerto. Así de rotundo se muestra Titan Souls y es que los enemigos tan solo requerirán de un golpe para acabar brutalmente con nuestra vida. Justo la misma condición que nos valdrá a nosotros para machacar a la mayoría de estos monstruos, que por norma morirán de un solo pero certero flechazo. Y dado que solo contamos con una única flecha que tendremos que recoger para volver a atacar, la tensión durante estos enfrentamientos es total.


Su estructura Boss Rush recoge el testigo de Shadow of the Colossus, ya que en Titan Souls también nos tocará explorar el escenario de juego con cierta libertad para dar con la ubicación de estos seres que destruir. Aunque eso sí, su reducido tamaño nos ha parecido escaso, lo que impide que este juego se sitúe en la élite del género algo que podría haber conseguido con un poco más de ambición.
Visual y sonoramente es un Triple AAA claro que se coloca en lo más alto de la actualidad. Así que no dudarlo, este juego es uno de los grandes indies de esta primera parte de año.