Mainstream con espíritu indie | PilotWings Resort: Análisis [Nintendo 3DS]


Puntuación: 7

Del primer contacto con aquella primera hornada de juegos para Nintendo 3DS, me gustaría recordar Pilotwings Resort, una franquicia mainstream de Nintendo que supo coquetear de forma pionera con el espíritu independiente.


Monster Games fue el grupo de desarrollo encargado de devolver a la vida 15 años después, aquella querida saga que se atrevía ya en tiempos de Super Nintendo a desafiar a la industria y a proponer ideas nuevas e innovadoras.

La base seguía siendo la misma que la de los originales, superar una serie de pruebas de vuelo y recibir una valoración en estrellas y medallas según la pericia que hayamos demostrado. Esta vez los vehículos seleccionados serán un aeroplano, un jet pack, un ala delta, un ciclodelta o incluso un avión a reacción, y tendremos que disparar dianas, hacer fotografías, pasar aros e incluso algunas más originales como apagar incendios y demás.





El escenario elegido en esta ocasión fue la ya visitada Isla Wuhu. Quienes hayan podido disfrutar de Wii Spot Resort están familiriazados con cada rincón de la isla y por supuesto con sus secretos (¿alguien ha dicho boca de volcán?). El número de pruebas elegidas, 40, era quizás uno de los pocos defectos del juego, ya que en un periodo no superior a 3 horas podías acabar con todas ellas aunque si bien es cierto que nos quedaba la rejugabilidad de los famosos trofeos bronce, plata, oro y platino. Esto era ya un detalle de aquel espíritu indie que portaba el juego, quien daba más importancia a la calidad y a la originalidad que a la duración del mismo.
Para no enfurecer al personal, una vez finalizado el juego nos quedaba esa paradisíaca opción de juego llamado 'modo vuelo' que, además de hacernos disfrutar de unos preciosos atardeceres, nos proponía otra nueva serie de desafíos en forma de recolección de objetos dispersados por el juego.

Y por eso, esa paleta de colores que también lucía en aquellos atardeceres unido a la breve y original propuesta de pruebas más el innovador uso de la tercera dimensión que aportaba la obra, eran pruebas suficientes para ver que Nintendo quería ofrecer un producto menor en coste donde poder arriesgarse con nuevas ideas, lo que hace de Pilotwing Resort, un indie triple AAA en toda regla y un juego por cierto muy a recomendar.




.