Análisis Morphite | Si Man's sky | PS4, PC, Switch, iOS, Android, Xbox


Puntuación: 9


Es sin duda alguna el indie de lo que va de año. Morphite llega para crear leyenda aunque solo sea en los sectores minoritarios y es que, la obra de Crescent Moon y Blowfish es sin duda el gran sueño que teníamos a principios de los 90 y que ahora por fin se hace realidad.


Un juego está claro que es deudor de su época y de ahí, la leyenda que pueda tener. Sin duda Morphite en pleno 2017 no va a convertirse en un clásico ni en una obra cumbre, pero si al igual que Elite tiene la leyenda de su tiempo inalterada, Morphite la tendría de haber salido a principios de los 90. Y es que estamos ante un sueño hecho realidad, una obra redonda que hace posible la tan deseada exploración espacial, una obra que bebe directamente de No Man's sky pero que corrige todos los defectos que pudo tener esta.

Ahora, sí hay una historia que seguir y aunque hay decenas de planetas procedurales para explorar, sus creadores han tenido claro que la perfección y el sentido de un diseño de fases realizado por un humano no puede ser conseguido por un logaritmo y de ahí que Morphite tenga una gran cantidad de planeta que han sido realizados y diseñados a mano y que sirven para avanzar en la historia.

Para los que buscan el más y más, han dejado la opción de que el juego cree sus propios planetas al azar como así ocurría en el ya citado No man's sky.

Este punto de diseño hace que en Morphite sí sea interesante explorar ya que para recolectar elementos o analizar animales varios, no hay nada mejor que un ente procedural, pero, para disfrutar de una aventura no hay más remedio que recurrir a la inteligencia y la creatividad humana. Así en Morphite podemos explorar, investigar, tener momentos de Shooter 3D, resolver puzles, plataformear y disfrutar de una historia. También hay batallas espaciales e incluso vehículos terrestres. Morphite es por tanto como ya hemos dicho, el sueño hecho realidad, es simplemente todo lo que pensábamos que iba a ser No man's.

Por supuesto, estamos ante un indie real, lo que hace que a nivel técnico el juego participe en otra liga, pero, la elección de vectores y polígonos planos ha sido todo un acierto dejando estampas bellísimas que nos harán seguir explorando.
Así que tenemos un arcade walking espacial simulation, el título que siempre quisimos, un juego lleno de opciones, bello, y con mucho mucho por hacer.

Lastima que el juego no pueda alcanzar el 10 debido a la poca ambición de sus creadores y es que, este juego era perfecto para ser jugado en comunidad, lo que algún tipo de cooperativo online le hubiese convertido en el juego perfecto.
Aún así, el juego indie del año sin duda alguna.

El juego se encuentra disponible a la venta en PSN Store, Xbox Live y Steam. Próxima llegada a Google Play, Apple Store y eShop.