Ningún videojuego español, ni siquiera títulos tan aclamados como GRIS y The Red Strings Club, ha generado tanta expectación como Blasphemous. Así lo demuestran los datos, puesto que la obra del estudio sevillano The Game Kitchen obtuvo un 666 % de financiación en Kickstarter, un apoyo de 333.246 dólares respecto a los 50.000 iniciales. Aquello ocurrió en 2017 y, desde entonces, medios y aficionados han seguido con una atención devota cada avance de este indie. Todo gracias a una premisa harto interesante: un plataformas bidimensional de avance no linear cargado de referencias al folclore patrio, a autores como Goya y mucha, mucha sangre.