CINEMATTE POP

CULTURA DIGITAL

DISFRUTA YA DE NUESTRO VIDEOCLUB GRATUITO
 


Quizás no fuera ninguna maravilla, seguramente tampoco lo pretendía, pero lo que está claro es que Oh Mummy se quedó grabado en el cerebro y el corazón de muchísima gente, sobretodo de los amantes de Amstrad y de los que se compraron uno el día de su lanzamiento, ya que este juego, junto a otros de Amsoft, fue incluido en el pack de salida del ordenador. Desarrollado por Gem Software bajo el sello británico Amsoft (subsidiaria de Amstrad) en 1984, vino a ser un complemento mas que a demostrar las virtudes del nuevo ordenador de la compañía, aunque nos sorprendió por su alta jugabilidad. El juego era una especie de Pac-Man con algún añadido interesante, que lo hacía tener su propia personalidad. Siempre me gustaron los juegos basados en Egipto, y este fue el primero que probé, seguramente por ello es el que más recuerdo, así que veamos cuales son los motivos de su fama.



Si hay algún juego que, para nada, hacía justicia a la potencia gráfica del Amstrad CPC, ese era sin duda alguna Oh Mummy. Los personajes, tanto protagonistas como enemigos, son muy pequeños, los escenarios son todos iguales y la gama de colores se antoja muy pobre para lo que este ordenador podía ofrecer. Además solo hay un tipo de enemigo en todo el juego y solo dos tipos diferentes de objetos animados: las propias momias y nosotros. Seguramente lo único positivo sea la suavidad de nuestro protagonista al desplazarse, porque el movimiento de las momias también deja bastante que desear.

Aquí tampoco destaca el juego, ya que solo tiene una canción para todo el juego, que no se corta ni un momento desde que empieza la partida, incluida la misma introducción. Dicha canción se basa en un tema infantil conocido como “Las calles de El Cairo”, cosa que es de agradecer ya que al menos ambientaron un juego de pirámides y momias con música basada en una de sus ciudades egipcias.
Y otro apartado en el que el juego ni fu ni fa, ya que los pocos sonidos que oiremos son extremadamente sencillos. Solo suena algo cuando perdemos una vida, cuando encontramos una llave o un sarcófago (Momia Real), o cuando encontramos un tesoro. Eso son todos los efectos de sonido de los que dispone el juego, con lo cual podemos comprobar que los apartados técnicos del juego no son su punto fuerte.

Has sido nombrado jefe de una expedición arqueológica, patrocinada por el Museo Británico, y has sido enviado a Egipto para explorar unas pirámides recientemente descubiertas.
Tu grupo, en un principio, se compone de cinco miembros. Tu tarea es entrar en los cinco niveles de cada pirámide, y recuperar de ellas cinco Momias Reales y todos los tesoros que puedas.

Los 4 objetos que podemos conseguir

Así de simple y directo es el argumento de Oh Mummy, sin complicaciones ni tramas enrevesadas. Sencillo a más no poder nos sitúa en la trama y nosotros entendemos perfectamente cual es nuestra misión. Nada que objetar a este respecto ya que cumple con lo que se espera para un juego de estilo arcade y jugabilidad clásica.
Oh mummy es un juego claramente inspirado en Pac-Man, con lo cual estamos ante un arcade de laberintos típico, aunque en este caso no haya laberintos ya que todas las fases son iguales y en ningún momento podemos perdernos. Antes de empezar el juego se nos da a elegir entre tres opciones: Instrucciones, Opciones y Jugar. En Instrucciones nos presentan únicamente la historia, mientras que en Jugar queda claro que empezará la partida. Por su lado, dentro de Opciones veremos varios parámetros para elegir: Velocidad del juego, entre 1 y 5, siendo 5 lo más rápido; nivel de dificultad, entre 1 y 5, siendo 5 lo más difícil; si queremos música o no durante la partida; y si queremos sonido o no durante la partida.

Si quieres jugar online ENtra: AQUÍ


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]

| Designed by Colorlib