CINEMATTE POP

CULTURA DIGITAL

DISFRUTA YA DE NUESTRO VIDEOCLUB GRATUITO
 



En los 80s también había cine adolescente y en vez de ser creado por Netflix para los pelomocho (adolescentes) actuales, lo era para los curtidos adolescentes de final de siglox XX y creado por directores españoels de renombre. En el ardiente Madrid del mes de agosto, Jaime, abogado de oficio, 40 años, consigue la libertad para "El Chirlo" delincuente ocasional, 20 años, que está acusado de un delito menor. Jaime, separado, vive con Rocío, una modelo de 25 años. Y está cansado, muy cansado, para aceptar la amistad desinteresada que "El Chirlo" le ofrece con gratitud. Rocío, en cambio, está lo suficientemente disponible para aceptar la compañía de "El Chirlo" y éste lo suficientemente ciego para no darse cuenta de que cuando se juega en terreno ajeno, las posibilidades de perder son infinitas.





Sánchez Valdés debuta en el largometraje con esta cinta en la que un delincuente agradece más de la cuenta a su abogado el haber conseguido librarse de la cárcel. La película se apoya sin duda en los tres personajes principales, siendo el de El Chirlo (interpretado por el malogrado Pirri) el que más llama la atención. A pesar de su duración estándar, la película a veces pierde el ritmo, y su credibilidad se viene abajo con la relación que tienen los personajes entre sí, ya que la veo bastante forzada (La historia de siempre, niña mona y de buena familia tiene un novio mayor que ella que le da de todo pero que no la valora, y de repente un rebelde sin causa aparece en su vida intentando rescatarla de esa rutina tan irritante) no obstante la construcción del trío protagonista es bastante bueno, y aunque "El pirri" se hace con la película en casa escena, el personaje que interpreta Juan Diego tal vez es el más completo. Las subtramas no ayudan mucho, y la de Sancho Gracia la veo metida con calzador. Flojo guion, no obstante llamará la atención y resultará bastante atractivo para todos los fans del cine quinqui, y un desenlace facilón que ofrece más de lo mismo para el cine de este género.

En el Madrid quinqui de mediados de los años ochenta se situa ésta historia que, sin obviar el tema de la delincuencia común en las calles metropolitanas, discurre de los juzgados a los bares. Escenarios muy familiares para ladrones como el Chirlo (José Luis Fernández) que agradece a Jaime (Juan Diego), su abogado de oficio, le haya puesto en libertad.
Pero la verdadera amistad, rozando el enamoramiento, lo tiene con la modelo y amante de Jaime, Rocío (Patricia Adriani), que se la lleva de paseo en moto como Gregory Peck con Audrey Hepburn en “Vacaciones en Roma” pero en su versión canalla.
Como era habitual en la corriente mundana de películas de temática quinqui se contó con la colaboración de jóvenes problemáticos que se habían echado a la calle y a las drogas. Uno de ellos, ya reclutado por Eloy de la Iglesia fue José Luis Fernández Eguia onocido como “El Pirri” con quien participó en películas como “La mujer del ministro” (1981) o “Colegas” (1982) aunque ya había debutado con Manuel Gutiérrez Aragón en “Maravillas” (1980).

Pero como algunos de sus compañeros como Ángel Fernández Franco o José Luis Manzano, el cine no fue precisamente una buena vía de escape para su problemática situación. El Pirri fallecería en 1988 supuestamente por sobredosis.

Título original
De tripas corazón
Año
1985
Duración
89 min.
País
España España
Dirección
Julio Sánchez Valdés
Guion
Julio Sánchez Valdés, Manolo Marinero, Isabel D'Olhaberriagüe, Fernando Trueba
Música
Joan Albert Amargòs, Josep Romaguera, Diego Cortés
Fotografía
Juan Amorós
Reparto
José Luis Fernández 'Pirri', Juan Diego, Patricia Adriani, Sancho Gracia, Juan R. Martínez, Jose Antonio Rielo, Alicia Sánchez, Rafael Villalba, Lola Peno
Productora
C.B. Films Producción S.A
Género
Drama | Cine quinqui


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]

| Designed by Colorlib