Indie Games

No cabe duda de que Thatgamecompany popularizó los juegos zen. Títulos de mecánicas simples pero que nos permiten experimentar un viaje tranquilo a través de lo visual y sonoro. Muchos recordarán por estos motivos lo original que fue Journey, ocasionalmente objetivo de las críticas por su modo de vender la experiencia. Es raro encontrar estudios que se atrevan a inspirarse en Thatgamecompany, pero Samurai Punk lo hizo con Faether, el cual se puso a la venta el año pasado para Nintendo Switch y PC. Ahora, aprovechando que ha dado el salto a Xbox One y PS4, os diré lo que me ha parecido y si está a la altura de las obras en las que se inspira.
Faether se aleja de lo común, algo extraño que no solemos ver en las tiendas o entre los más vendidos. Por esto mismo, más que un juego se está vendiendo una experiencia. Una vez accedemos a su mundo pasamos a controlar a un pájaro, y tras un breve tutorial se nos deja volar libremente por un pequeño conjunto de islas. Aquí empieza y acaba Feather, porque más allá de admirar los paisajes no hay mucho que realizar. No hay enemigos ni puzles, tampoco un objetivo o un lugar al que dirigirte, como Journey y su montaña, únicamente la posibilidad cruzar las islas al son de la música. Como decíamos antes, es un soplo de aire fresco en una industria en la que no estamos acostumbrados a este tipo de propuestas. El control de nuestra ave es práctico y sencillo, no hay muchas opciones más allá de movernos a todas direcciones y cambiar la orientación con solo pulsar un botón.


Desafortunadamente hay poco que hacer en la isla principal. Al no implicar al jugador con una historia o una serie de objetivos, después de jugar unas cuantas horas habrás visto todo lo que Feather puede ofrecerte. Por toda la isla hay una serie de aros repartidos que, tras cruzarlos, cambiaremos la melodía de ambiente, pero que no influyen en nada ni forman parte de un desafío. También se incluye un modo multijugador pasivo, como ya lo hacía Journey en su momento. Ocasionalmente nos podemos encontrar con otros jugadores volando con sus pájaros, y bastará con acercarnos a ellos y piar para volar automáticamente a su lado. Por desgracia, hemos tenido acceso al juego antes de su lanzamiento, así que nuestros encuentros con otros jugadores fueron escasos. No obstante, funciona de manera correcta e incorpora el juego cruzado con el resto de plataformas, aunque nos ha dejado la sensación de que la interacción entre aves podría estar más trabajada. Mencionar que nosotros hemos jugado a la versión que ya incluye la Explorer Update, una actualización que se podrá descargar de forma gratuita a partir del 30 de septiembre en todas las plataformas y que incluye nuevo contenido. Lo que más destaca de este parche es el añadido de cuatro nuevas especies de aves para controlar y el acceso a una nueva isla junto a seis canciones nuevas.

Gráficamente cumple muy bien. El acabado en bajo poligonaje le sienta a la perfección y cruzar el mapeado resulta gratificante por ello mismo. La posibilidad de sobrevolar los bosques mientras amanece o anochece nos deja paisajes maravillosos, y sin lugar a dudas merece la pena admirar los ciclos del día mientras nos acompañan melodías tocadas a piano. El único inconveniente que nos hemos encontrado son unas ralentizaciones ocasionales en algunas partes de la isla que interrumpen la experiencia. La banda sonora está presente en todo momento como la gran protagonista, siendo el apartado que más destaca del conjunto. Las melodías a piano son relajantes y venden a la perfección esta experiencia "zen". Sin duda, cada partitura cumple su función de implicarnos en este entorno virtual y dejar la mente libre.

CONCLUSIÓN

Feather es un juego limitado para favorecer sus intenciones. Si aceptamos este punto, nos encontramos ante un juego conmovedor y relajante, todo ello gracias a un buen diseño de arte y una maravillosa banda sonora. Desgraciadamente, la falta de una historia principal u objetivos secundarios nos desmotivan a volver a jugar tras unas cuantas sesiones. Se agradece la inclusión de un multijugador pasivo, pero echamos en falta la posibilidad de interactuar con otros jugadores de una forma más cercana. Si lo que estás buscando es un juego para desconectar y relajarte al final de un largo día, es posible que Feather sea eso que estás buscando.

Bottom Ad [Post Page]

| Designed by Colorlib